Arte y tecnología son una combinación que potencia la creatividad a través del uso de recursos insólitos. Hace algunas semanas pudimos comprobarlo con un taller de plastilina conductiva. Los niños modelaron su figura y aprendieron las pautas para crear un circuito eléctrico, de manera sencilla y lúdica.
Primeramente les explicamos en qué consiste la electricidad, y probamos cómo funciona un circuito eléctrico.
A continuación se hizo el reparto de plastilina, de vivos colores, para hacer su diseño. Cada uno hizo su trabajo de forma libre y creativa, teniendo en cuenta las reglas que se dieron sobre cómo evitar un cortocircuito.

 

Una vez planteado su modelado, les dimos los materiales eléctricos. La plastilina con carga de sales conduce la electricidad, generada a partir de una pila de 9V. Las lámparas led iluminaron un bajorrelieve realizado sobre cartulina. En futuras ocasiones, desarrollaremos trabajos más complejos, en los cuales las figuras pueden ser de bulto redondo.

Los niños, de edades comprendidas entre 6 y 9 años, se lo pasaron muy bien. Mostraron los trabajos a sus padres y madres cuando vinieron a recogerles, y se pudieron llevar sus circuitos a casa.

Tenemos el placer de convocar un nuevo taller, pero esta vez para niños más pequeños acompañados por un adulto. Los talleres en familia posibilitan que madres (o padres) e hijos empleen su tiempo de ocio aprendiendo y construyendo cosas juntos, que es la base de una buena relación. 
https://davincirestauro.blogspot.com.es/2017/04/plastiluz-para-familias.html