La pintura Sumí-E es una técnica milenaria procedente de China y aplicada por los monjes budistas Zen japoneses. “El estilo sumí-e consiste en la aplicación de delicadas pinceladas, a veces muy difuminadas, con una tinta sutilmente graduada, y que busca ante todo discernir las tonalidades de un paisaje en sus infinitos matices, percibir las vibraciones secretas de los objetos bañados por los alientos invisibles que animan el universo. Busca plasmar un estado anímico, en la medida en que es siempre el resultado de una larga meditación. Los materiales especiales se utilizan como un ritual y se complementan. El pincel es el espíritu y la tinta el alma de lo que estemos pintando. El sumí capta la esencia de la naturaleza. Basta pintar según el ritmo de tu corazón y todo resultará una maravilla”. (Bu Yantu)
Como podemos comprobar, no sólo se trata de aprender a pintar con pincel y tinta china, sino que va más allá. Ejercitamos nuestra mente para conseguir la calma, tan necesaria en nuestros días. Esta disciplina, aplicada durante un tiempo nos recompensa no sólo con bonitas pinturas, sino con un cambio de actitud ante la vida. Al pintar utilizamos nuestra mente, cuerpo y espíritu. Todo fluye, respira armonía.
Los temas a pintar son cuatro: el Bambú, el Ciruelo Florido, la Orquídea silvestre japonesa y el Crisantemo. Son llamados LOS CUATRO HONORABLES CABALLEROS porque en un principio sólo pintaban los monjes y están implicadas las enseñanzas de Confucio a sus discípulos. Cada Caballero tiene sus cualidades y características propias que ayudan a respetar la naturaleza así como fortalecer y desarrollar aspectos humanos de humildad, confianza, fortaleza, flexibilidad, nobleza y pureza. Cada uno corresponde a una estación del año. El bambúal verano, el crisantemo al otoño, el ciruelo al invierno y la orquídea a la primavera. Así se completa el Ciclo y nos integramos en el Todo.
Para despedir la estación otoñal, Da Vinci Didáctica dedicará su primer taller al Crisantemo. Los materiales están incluidos en el precio. Será impartido por Ángeles Costafreda, autora de ésta entrada de blog, y pintora con gran experiencia en el arte sumí-e.