Hemos comenzado un taller infantil dedicado a las técnicas de grabado calcográfico. Este taller ilustra lo que hasta hace 50 años era la única forma de reproducción de imágenes. Las técnicas de impresión se llevan utilizando desde que Gutenberg revolucionó la forma de comunicarse mediante la invención de la imprenta. Hoy día estamos inmersos en otra revolución, que es la digital.
Nuestro objetivo con el taller de grabado es que los niños y niñas conozcan técnicas similares a las tradicionales centrándose en la elaboración minuciosa de una plancha. Posteriormente se han realizado diferentes reproducciones de cada una de ellas.
Los trabajos propuestos son los siguientes: punta seca. Para ello se ha sustituido la lámina de metal, que suele ser de zinc o de cobre, por un acetato de grosor medio. Primeramente han dibujado su boceto en un folio, y lo han calcado con rotulador indeleble en el acetato. Con ayuda de un punzón los alumnos han rayado la superficie con tramas de líneas y grafismos para acercarse a su boceto. Una vez elaborada la plancha se procedió como en cualquier taller de grabado profesional: entintando y estampando con ayuda de un tórculo de pequeñas dimensiones. Los resultados han sido fantásticos.
Otra técnica ha sido sustitutiva de lo que sería un linóleo. Han realizado un dibujo sobre una plancha de escayola y con palitos han erosionado para crear una imagen en planos en blanco y negro. El entintado se hizo con rodillo, y colocando el papel encima, presionando con un rodillo seco.

Pin It on Pinterest

Share This